Jehová Abraham y Sarai. Un acuerdo a tres

Abraham y Sara

He empezado a leer de nuevo el antiguo testamento. Hay una escena en Génesis 12 que siempre me llamó la atención.

11 Y aconteció que cuando estaba para entrar en Egipto, dijo a Sarai, su esposa: He aquí, sé que eres mujer de hermoso aspecto;
12 y acontecerá que cuando te vean los egipcios, dirán: Su esposa es; y me matarán a mí, y a ti te dejarán con vida.
13 Ahora, pues, di que eres mi hermana, para que me vaya bien por causa tuya, y viva mi alma gracias a ti.
Siempre me pareció extraño, cuando no, censurable que Abraham pidiera a Sarai tal cosa. Yo entendía que ponía en peligro la virtud de su esposa y su propio matrimonio. A la luz de nuestra época es algo totalmente rechazable.

Sin embargo la intervención de Jehova es inmediata

17 Mas Jehová hirió a Faraón y a su casa con grandes plagas, por causa de Sarai, esposa de Abram.

18 Entonces Faraón llamó a Abram y le dijo: ¿Qué es esto que has hecho conmigo? ¿Por qué no me declaraste que era tu esposa?

Más adelante con el rey Abimelec, sucede exactamente lo mismo, podemos leerlo en el capitulo 20. Y de forma curiosa, una vez muerto Abraham, su hijo Isaac usa la misma estrategia con el mismo rey, pero este ya conocía la situación y observó a Isaac acariciar a Rebeca, lo leemos en el capítulo 26.

Podemos llegar a la conclusión que esta transmisión de la práctica del padre al hijo, forma parte de un acuerdo a tres. Entre marido, esposa y Jehová. Con la finalidad de establecer la amistad de Jehova con esa familia y el poder que poseen.

Para apreciar en su justa medida esta escena que a veces nos perturba, hay que hacerlo desde la amistad de Jehova con Abraham, isaac, Sarai y Rebeca. Era un acuerdo a tres. Sarai y Rebeca acudían a palacio sabiendo que no eran objeto de sacrificio, ni que habría ocasión de escándalo. Y me arriesgo a suponer que marcharían con una risa entre dientes.

Tal era su confianza en aquel que garantizaba la operación.

Be the first to comment

Deja un comentario