martes, septiembre 28, 2021
InicioCosmología del evangelioEl mar de vidrio y la salvación del ecosistema DyC 77

El mar de vidrio y la salvación del ecosistema DyC 77

El estudio de la sección 77 lo tenia planeado en su totalidad, pero solo he podido llegar hasta el versículo 4. Las respuestas que el Señor da a las preguntas son tan claras que es difícil continuar sin temor a perder las ideas que como afluentes forman el rio de conocimiento de esta revelación.

1- El mar de vidrio

El versículo de Apocalipsis que da inicio a la revelación 77 esta en Apoc. 4:6

«Y delante del trono había como un mar de vidrio semejante al cristal; y en medio del trono, y alrededor del trono, cuatro seres vivientes llenos de ojos por delante y por detrás.» (Apoc. 4:6)

¿Qué es el mar de vidrio del que habla Juan en el capítulo 4, versículo 6, del Apocalipsis?
«Es la tierra en su estado santificado, inmortal y eterno.» (1)

El mar de vidrio y la salvación del ecosistema
semejante a un mar de vidrio y fuego

Esta es la respuesta a la pregunta realizada sobre el mar de vidrio que narra el apocalipsis de Juan. Dice que la tierra está delante de su trono. Sin embargo en DyC 130:6-7 leemos «Los ángeles no moran en un planeta como esta tierra; sino que viven en la presencia de Dios, en un globo semejante a un mar de vidrio y fuego…»

Luego en Apocalipsis está situando ambas esferas juntas.
Con esto quiero decir que no podemos interpretar las escenas de una forma visual cotidiana, casi podríamos dibujar la esfera donde mora Dios y los ángeles y a unos metros la esfera de la tierra.
El libro de Apocalipsis no integra la geometría de las revelaciones modernas, es un libro muy simbólico, sin embargo las respuestas de la sección 77 son mucho más concretas. Luego estamos con un pie en la costa de Patmos y con el otro en Hiram Ohio con la restauración.

El destino de la Tierra según la ciencia

El plan según la cosmología para la tierra es ser absorbida en la atmosfera del Sol, cuando este se convierta en una gigante roja en unos 7.590 millones de años. Cuando termine el ciclo de combustión del Hidrógeno, donde estamos ahora, aumentará su tamaño 250 veces y será 2730 veces más luminoso. Por lo tanto, la Tierra sufriría posiblemente una incineración tal como si fuese el cadaver de un cuerpo que anteriormente estuvo vivo y solo quedará de ella un núcleo metálico.
Sin embargo » la tierra obedece la ley de un reino celestial, porque cumple la medida de su creación y no traspasa la ley; así que, será santificada; sí, a pesar de que morirá, será vivificada de nuevo» (DyC 88:25) pero esa muerte no es la descrita antes.

El mar de vidrio y la salvación del ecosistema

El plan del hombre natural para sí mismo es semejante: desaparecer consumido por la tierra y solo dejar un resto de materiales simples. Ambos relatos son semejantes, el hombre y la tierra abandonan su envoltura viviente y todo lo que hicieron se pierde para siempre.
Estas predicciones no están equivocadas, obedecen a las leyes de los cielos, pero no son completas, no son la única vía para la Tierra y el ser humano. Por ejemplo la gravedad nos obliga a ser caminantes no seres voladores. Pero la Luz que ilumina nuestro entendimiento se entromete en ese camino cierto y nos proporciona la posibilidad de volar.

El Padre Celestial y las naciones de los cielos, ciertamente hablan de un destino para la Tierra santificado, inmortal y eterno, de seguro tendrán que intervenir.

El estado santificado, inmortal y eterno

El Universo tiende al máximo desorden o entropía, la segunda ley de la termodinámica. Pasa igual con las habitaciones de nuestros hijos, tienden a aumentar su entropía con el tiempo.
Esos estados futuros para la tierra y nosotros, santificado, inmortal y eterno son contrarios a la entropía, luego requieren una intervención exterior. De lo contrario el destino de la tierra y el nuestro está fijado por la cruda realidad del Cosmos, porque si de él dependiera  todos seríamos átomos. No podemos entender el futuro reflejado en la revelación de Juan sin el auxilio divino. La salvación de la tierra y del hombre es un rescate de la disolución que nos traen los elementos. Si no fuera por la honra que le dan al padre Celestial no conseguirían formar ni un elemento de la tabla periódica.

La visión de Juan es una escena de orden completo. Seres vivos exaltados es lo opuesto a seres muertos y aniquilados. Se ha invertido la flecha del tiempo y su entropía.

El ecosistema de salvación

¿Qué hemos de entender por los cuatro seres vivientes de los que habla el mismo versículo?

«…Son expresiones metafóricas que usa Juan el Revelador para describir los cielos, el paraíso de Dios, la felicidad del hombre, y la de los animales, y de lo que se arrastra y de las aves del cielo; siendo lo espiritual a semejanza de lo temporal, y lo temporal a semejanza de lo espiritual; el espíritu del hombre a semejanza de su persona, como también el espíritu de los animales y toda otra criatura que Dios ha creado..» (DyC 77:2

lo espiritual a semejanza de lo temporal

En la respuesta nos dice que son expresiones metafóricas sin embargo en el siguiente versículo, el 3, los considera cuatro animales particulares entonces ¿Qué hemos de pensar?
Los cuatro primeros versículos hablan de un ecosistema de salvación, pero emplea elementos metafóricos y descriptivos. El apóstol Juan es oriental en su forma de contar las cosas, pero las respuestas recibidas en la sección 77 son para una época, la nuestra, más objetiva.
El Señor deja muy claro la correspondencia entre la forma corporal de los animales y hombres y su forma espiritual. Podemos notar la diferencia de su lenguaje con el de Juan.
«siendo lo espiritual a semejanza de lo temporal, y lo temporal a semejanza de lo espiritual; el espíritu del hombre a semejanza de su persona, como también el espíritu de los animales y toda otra criatura que Dios ha creado.» (3)
Por lo tanto esos cuatro animales eran animales concretos y particulares. El profeta Jose Smith nos dice JS History, vol. D-1, pág. 1523, JSP. 
Juan vio un animal real en el cielo, mostrándole que esos animales realmente existían allí y no representaban figuras de cosas en la tierra… . Supongo que Juan vio allí seres de mil formas que habían sido salvos de diez mil veces diez mil tierras como ésta: animales extraños de los cuales ningún concepto tenemos; todos podrán existir en el cielo. El gran secreto fue mostrar a Juan lo que había en el cielo. Juan entendió que Dios se glorifica a sí mismo salvando todo lo que sus manos han hecho, sean animales, aves, peces u hombres; y [É]l se glorificará a sí mismo con ellos

El mar de vidrio y la salvación del ecosistema
seres de mil formas que habían sido salvos

Realmente esta enseñanza es maravillosa. Altera totalmente la idea de salvación, por tradición, centrada en el ser humano. Esta pieza encaja sin forzarla en el gran mapa  de la restauración. Supongo que habrá otras religiones que acepten esto mismo sin embargo hay una continuidad suave en toda la doctrina de la restauración. Esta doctrina no es un añadido para contestar una pregunta, es la consecuencia natural de la teología de la restauración. Hay una diferencia entre un arreglo y una creación. La restauración es una revelación sin saltos y continua. Es un cuerpo completo y no compuesto y quizás esto de para un estudio más completo.

El profeta José Smith sigue diciendo
JS History, vol. D-1, pág. 1523, JSP.

Alguien dirá: “No puedo creer en la salvación de los animales”. Cualquiera que os dijere que esto no puede ser, también os dirá que las revelaciones no son ciertas. Juan oyó las palabras de los animales que glorificaban a Dios, y las entendió. Dios, que hizo las bestias, puede entender todo lo que éstas hablen. Los cuatro animales que Juan vio eran cuatro de los animales más nobles que habían cumplido la medida de su creación, y habían sido salvos de otros mundos, porque eran perfectos: eran como ángeles en su propia esfera. No nos es dicho de dónde vinieron, ni yo lo sé; pero Juan los vio, y los oyó alabando y glorificando a Dios[2].

No piensen que este es un tema menor. Si meditamos en ello, podemos percibir quién es este Padre asombroso y como es posible que cuente todos los pajarillos del cielo y peces del mar. ¿Por que se ocupa del destino de tantos de ellos? ¿de todos? a mi no me cabe en la cabeza. Sin embargo Jared transportó peces en vasijas, parece que había también un plan para ellos que no se nos explicó.

En Hisalba.

¿Quién se acuerda de un pajarillo muerto en Hisalba?…el que los cuenta porque era suyo.

soltarlo a estirar las alas

Hace unos 27 años trabajaba entonces en una fábrica de cementos, Hisalba. En mi turno de noche encontré un polluelo de gorrión. Lo cuide un tiempo y parecía que saldría adelante. Un día  pensé que era hora de soltarlo a estirar las alas. Lo impulsé hacia arriba y cayó como una piedra muriendo en el acto.

Limpie un tarro de cristal donde me llevaba leche caliente para la noche y apenado lo metí con una nota. En ella escribí la fecha y hora de su muerte y el motivo, creo recordar que me disculpé por mi torpeza. Lo enterré en el jardín de los aparcamientos.
No lo he olvidado y en mi mente lo recuerdo claramente. Nada se pierde en este mundo y en algún lugar, el aire vibra de forma infinitesimal por aquel débil aleteo del pasado. Y ahora en mi memoria y en la suya sus alas se agitan…¿lo nota también estimado lector?

Me estremezco, se me eriza el vello de la piel al pensar que el lo contó ese día, que supo que murió. Que no lo ha perdido porque ese pajarillo es suyo. Que se levantará un día con alas nuevas para volar y agradar a su creador, decirle en gorgojeos…

¡Mira que bien lo hago!

Y Él sonreirá satisfecho.

La creación irrenunciable

Él no subestima ni a las chicharras. En verano cuando en mi patio hay alguna de ellas salgo a escucharlas. Qué placer, que maravilla. Cuando mueren su canto no se pierde, de alguna manera el Creador lo guarda en el gran almacén de los cielos a la espera de su recuperación. ¿acaso ellas no son dignas de volver a cantar?

¿Qué hemos de entender por los ojos y las alas que tenían los seres vivientes?
R.– Sus ojos son una representación de luz y conocimiento, es decir, están llenos de conocimiento; y sus alas representan el poder para moverse, para obrar, etc. (4)

El mar de vidrio y la salvación del ecosistema
salva las obras de sus manos

Todos los seres tienen aunque sean partículas de luz y conocimiento. Este Dios de la restauración no solo salva a sus hijos sino al ecosistema. Por eso cuando leemos «¿No se venden dos pajarillos por un cuarto? Con todo, ni uno de ellos cae a tierra sin saberlo vuestro Padre.» (Mateo 10:29) no es una metáfora sino la descripción exacta de su interés en cada criatura. Y esto nos enfrenta al problema de los números y el espacio.
La sección 77 hasta su versículo 7 revela mediante las respuestas del Salvador, que él realmente «…glorifica al Padre y salva todas las obras de sus manos» (DyC 76:43) A los insectos, las aves, los peces, los reptiles, las plantas… todo aquello que admita una porción de luz y conocimiento. Y dígame estimado lector, ¿Qué ser vivo no la tiene?

Algunas impresiones

Tengo la impresión de que cualquier logro de cualquier criatura se suma a un conjunto general de triunfos en la creación. Un poema adolescente salido de unos labios en soledad, aunque sea olvidado por su autor se inscribe en la inteligencia común del mundo. No se pierde porque también las palabras son mariposas de su reino.

Cada vida anónima que ha existido en esta tierra está presente porque sin ella la creación no estaría completa. La maravilla creada en la retina de cada ojo al ver un atardecer no puede perderse en el ruido cuántico de la nada, es un logro demasiado grande que alaba sin saberlo al Creador. El Padre no quiere perder ese momento porque se glorifica a sí mismo a través del asombro que sienten sus creaciones.
Nada se perderá, nada. Toda apariencia de disolución es una niebla pasajera

El mar de vidrio y la salvación del ecosistema
Las leyes permanecen intactas

Los científicos luchan por encontrar el mecanismo de la conservación de la información. Si una manzana cae en el interior de un agujero negro, se supone que desaparece de nuestro universo. Pero eso rompería la ley de conservación de la información, esa manzana detraería del cosmos su vida entera y el cosmos no puede renunciar a esa pérdida porque busca la conservación, es una necesidad.

Por eso la información de la manzana es como si estuviese codificada en la superficie del agujero negro. Al absorberla aumenta su masa y horizonte y puede acumular mas información. Las leyes permanecen intactas. Por eso se dice que los agujeros negros tienen pelo, la información se almacena para conservar la energía

«Lejos de ser un simple objeto, es como un gran disco duro que puede almacenar en esencia una cantidad infinita de información en forma de estos fotones de energía cero y gravitones» Strominger en Live Science.

El velo de la muerte es semejante al horizonte de sucesos del un agujero negro. Este representa la muerte para la materia y la muerte el fin de la vida. Sin embargo existe esperanza cierta en ambos lugares.

El problema del espacio y los números

Las cuatro criaturas representadas en Apocalipsis 4:6 son criaturas extrañas, el apóstol Juan no las reconoce, pertenecen a otras creaciones.
«Y el primer ser viviente era semejante a un león; y el segundo ser viviente era semejante a un becerro; y el tercer ser viviente tenía rostro como de hombre; y el cuarto ser viviente era semejante a un águila volando.» (Apoc. 4:7)

todas las cosas están contadas, porque son mías y las conozco

Para nosotros es difícil entender cómo alguien sin fin, tiene presente a cada una de las obras de sus manos. Si pensamos en el número de insectos, peces, aves, animales, plantas y seres humanos que han existido sobre la tierra empezamos a sentir el mismo vértigo que si intentamos comprender el número de estrellas o contar los granos de arena de todas las playas. Estamos desbordados por los números.

«…hay muchos que hoy existen, y son incontables para el hombre; pero para mí todas las cosas están contadas, porque son mías y las conozco.» (Moisés 1:35)

Sin embargo para él todo esta contado, para nosotros todo se pierde en el tiempo. Pero el Hijo «salva todas las obras de sus manos» incluso las cigarras y de esa forma «glorifica al Padre»
En seguida pensamos que para rescatar de la muerte toda esa masa numerosísima de vida…no habría espacio para ella. La Royal Entomological Society de Londres calculó que existen unos 10.000 millones de insectos por kilómetro cuadrado.
El evangelio restaurado nos sitúa frente a los cielos abiertos y nos muestra lo imposible, lo inconcebible. Lo hace para prepararnos, para que admitamos poco a poco las dimensiones de su reino ¿Con quién estamos tratando a través del velo?

«No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay» (Juan 14:1-2)

La salvación de sus creaciones no está limitada ni por espacio ni por números

«Pues aun vuestros cabellos están todos contados. Así que no temáis; más valéis vosotros que muchos pajarillos.» (31)

Los siete sellos…

No quiero hablar hoy de los siete sellos que vienen a continuación. Hoy no. Hoy he visto algo maravilloso, no quiero escribir de otra cosa. ¿Qué Dios es este? me sorprende tanto, es tan inesperado. Me maravilla tanto, que cosas más increíbles. Que grande es ¿Cómo contenerlo? ¿Por que cuenta a las cigarras, a las mariposas a las libélulas? ¿Por que es tan bueno? ¿Por qué tan cuidadoso y atento con todo?¿Cómo puede ser tan paciente

¿Por qué le gusta que lo alaben sus creaciones? con sus trinos, con sus alas, sus colas, sus carreras y vuelos. ¿Cómo pueden gustarle tanto esas cosas? ¿Por qué las cuenta y las conoce? ¿Por que no se desprende de ellas y piensa más en él? ¿Por que se preocupa de todo? ¿Por qué tanta variedad, tanta imaginación tanta maravilla? La doctrina de la restauración para animales, insectos, aves… para mi gorrión también. ¡Qué maravilla!

Perdone, estimado lector, me dejé llevar.

RELATED ARTICLES

4 COMENTARIOS

  1. Querido hermano. Gracias, he disfrutado de este artículo, me ha ayudado a apreciar más todo lo que me rodea, a valorar lo más ínfimo que pueda cruzarse delante mío. Que tenga un hermoso día de reposo.

  2. Hola Bartolomé. La entropía es la magnitud que mide el grado de desorden de un sistema. Por ejemplo un cristal tiene poca entropía porque sus moléculas o átomos están ordenados. Sin embargo un gas tiene mucha entropía porque sus átomos están dispersos y desordenados.
    Un cartón de huevos tiene baja entropía porque están todos ordenados, como cristalizados pero si el cartón cae al suelo y se rompen los huevos la entropía es muy alta.
    En el articulo menciono que el Universo tiende a un desorden máximo con el tiempo sin embargo el plan de Dios tiende a un orden máximo con baja entropía. Esta paradoja es muy interesante.

  3. Hola David, buen artículo para meditar, aunque me haces como casi siempre ir al diccionario a buscar ciertas palabras que no recuerdo haber oído, como «entropía», y sinceramente, después de ir al wiquipedia me quedo prácticamente lo mismo.
    Un abrazo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Most Popular

Recent Comments

Oscar Lino Sepulveda Flores on El hombre estaba en el principio con Dios, DyC 93
Antonio on Los toros de Basán
Diego Pilatuña on El día que partimos de Kólob
Diego Pilatuña on El día que partimos de Kólob
manuel marquez on El día que partimos de Kólob
David Moraza on La iglesia circunscrita
Leopoldo Betancourt on La iglesia circunscrita
Dayana motta on Antes de que tú nacieras
CARLOS VILLALBA on El peso del corazón
Yony Almanza Alarcon on El peso del corazón
yony Almanza Alarcon on La investidura del templo
Italo Bejsrano on Antes de que tú nacieras
Edwin Marroquin on La gloria de los lirios
yony Almanza Alarcon on Ucronía para el Libro de Mormón
gerardo martinez vargas on La túnica de pieles
yony Almanza Alarcon on Caronte y la luz de Cristo
Jaime Cabezas on La túnica de pieles
Jaime Cabezas on La túnica de pieles
Yolanda del Rayo Gonzalez Trejo on La túnica de pieles
Gabriel Jesús Reina on El templo, embajada de los cielos
Kevin Hemsley on un-muchacho
Brenda Ruiz on El milagro de Capernaum
William on Lehi_3
Martha Gutiérrez on El día que partimos de Kólob
Martha Gutiérrez on La guerra 2.0 en los cielos
FranciscoValenzuela on El milagro de Capernaum
Carlos Iván Hernández Diaz. on Teancum, una nueva etapa
Jose Miguel on Teancum, una nueva etapa
Jesus Castaño on Teancum, una nueva etapa
Jesús Martínez Garrido on La rugosidad en el plan de salvación
Jesús Martínez Garrido on La visita de Moroni y el nombre de la Iglesia
julio osbaldo de jesus morales monzon on El concilio de los cielos, propuesta de Aribel
irma leticia cerda gonzalez on Los cuerpos glorificados y su hardware
José Manuel López Sánchez on Las escrituras y Nefi, un modelo de progreso
irma leticia cerda gonzalez on El emprendedor de fe y el subsidiado
Morenita linda on Mi madre Jana
Rosa Tabilo Aguilar on Mi madre Jana
José Rodriguez on La prueba de fe en los mormones
Johnd369 on guerra
Smithd501 on guerra
Johna585 on guerra