La guerra 2.0 en los cielos

la guerra de los cielos
la guerra de los cielos

Al añadir a la guerra de los cielos de este artículo 2.0 como anacronismo, intento resaltar una visión más cercana de la guerra de los cielos que está en las escrituras. No con el deseo de adaptarla a nuestra forma de pensar, sino con la intención de describir los sucesos que acontecieron en esa contienda y su correspondencia con nuestra actualidad.
Pues hemos de pensar que los actores son y somos los mismos, el casus belli (motivo de la guerra)  no ha cambiado, solo el escenario.

la guerra de los cielos
Arcangel Miguel

Veremos claramente que para entender la antigua contienda en los cielos, puede ser muy útil entender la naturaleza de la actual aquí en la tierra.

El arcángel Miguel, paladín del ejercito de los cielos, ha sido representado frecuentemente en el arte como legionario romano. Este motivo en la pintura, no deja de ser una proyección del concepto de ejército y guerra convencional, Roma ha sido una inspiración como ejemplo. Esta combinación es perfecta,  un ejercito victorioso y bien pertrechado.

Una guerra por norma general, esta precedida por una reclamación justa o no, sobre un territorio o sobre recursos naturales demandado por una o por ambas partes. Se pelea en estas guerras sobre el terreno con el armamento convencional que corresponde a la época. Así vemos desde la gladio romana hasta los modernos drones.
Sin embargo es difícil trasladar este modelo al de la guerra de los cielos. Pues no había contienda por terreno o recursos. El campo de batalla no estaba en ninguna región que se mencione.
En Apocalipsis 12:10 leemos “porque el acusador de nuestros hermanos ha sido arrojado, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche.” no hay reproche en estas palabras sobre violencia ejercida sino destaca un trabajo de “inteligencia” constante y organizado. Este matiz, veremos a continuación,  es el que da cuerpo a la guerra actual.

El enemigo se ha combinado

DyC 38:12 “Por lo que reina el silencio, y toda la eternidad padece, y los ángeles esperan el gran mandamiento de segar la tierra… y he aquí, el enemigo se ha combinado.”  Esta combinación nos recuerda a la que se produjo en tiempos de Mormón por el año 30 d.C. para copar la administración de justicia, pilar del estado nefita.
“E hicieron un pacto unos con otros, sí, ese pacto que imponían los de la antigüedad, pacto que el diablo dio y administró para combinarse contra toda rectitud.” (3 Nefi 6:28). No se combina elementos de la misma naturaleza, sino diversa. En este caso diversos estamentos de la sociedad nefita buscan romper el orden instituido y se unen para atacar de forma combinada. Algo así esta empezando hoy pero a un nivel global

La guerra híbrida

Según los expertos actuales, la guerra híbrida es la combinación de operativos de inteligencia, desinformación, medios no convencionales y ataques informáticos. Cada vez  gana espacio en nuestro mundo hasta el punto de ir desplazando a la guerra convencional a un segundo plano.

la guerra de los cielos
Iniciativa europea de defensa
Este es un asunto que no ha llegado a la población, salvo por su vertiente cinematográfica. Sin embargo la guerra actual se libra a nuestro alrededor sin que seamos conscientes de ello.
Chris Donnelly, es  director del Institute for Statecraft de Londres, se dedica a la investigación y asesoramiento a los gobiernos sobre este nuevo campo de batalla (http://www.statecraft.org.uk/research) en una entrevista reciente ha declarado:
“Las fuerzas de seguridad, los políticos, los académicos, deben ser parte de este cambio, para que cobren conciencia de que los campos de batalla del mañana no solo implican tanques y navíos, sino también ideas y una lucha por la confianza, las mentes y la comprensión de la gente”Esos campos del mañana que menciona Chris Donnelly fueron los del pasado remoto.
El campo de batalla en la preexistencia fue la lucha por la confianza de todos los habitantes del reino de los cielos en un plan basado en el albedrío. Y ese fue el casus belli de la contienda. Lo podemos ver en Moisés 4:3 “Pues, por motivo de que Satanás se rebeló contra mí, y pretendió destruir el albedrío del hombre que yo, Dios el Señor, le había dado, y que también le diera mi propio poder, hice que fuese echado abajo por el poder de mi Unigénito;”

Una guerra actual y antigua

La ola de populismo que barre Europa, USA y Sudamérica (ahí desde hace tiempo) corresponde casi a la perfección con el mensaje populista de Lucifer en la preexistencia. Es necesario analizar el mundo aunque no seamos del mundo.
De la misma forma que en las democracias, cuando entran en una crisis económica o social, surge el populismo como solución mágica, de igual forma Lucifer aprovechó una grieta en la confianza de muchos habitantes de la preexistencia en el plan de salvación. “…y también alejó de mí a la tercera parte de las huestes del cielo, a causa de su albedrío;” (DyC 29:36) Y es que como señala Alan Greenspan, expresidente de la FED, “el miedo como motor es mucho más potente que la euforia” 

la guerra de los cielos
Fueron echados abajo

En mi opinión tuvo más seguidores que esa tercera parte, pero las escrituras nos mencionan solo a los más radicales a los que fueron encarcelados. Para ganarse hasta las últimas consecuencias a 1/3 de la población de cualquier reino no es suficiente con una propuesta en un concilio. Es necesario un trabajo previo de inteligencia, desinformación, manipulación y yo me atrevería a decir de marketing social media. También es necesario los medios para hacer llegar tu mensaje a una gran población y la connivencia de sectores poderosos que faciliten los medios. Y, sobre todo, se necesita la tecnología necesaria.

Fue la imprenta y la radio lo que facilito al partido nazi el ascenso al poder corrompiendo las leyes de la república de Weimar. Ignoro los medios que tenia en su alcance Lucifer, pero podemos imaginar la capacidad de un mundo muy superior al nuestro al compararlo con los que nosotros disponemos.

Es interesante notar cómo se permitió en los cielos un movimiento social tan numeroso contrario al plan del Padre. La libertad de conciencia ya era un hecho en los cielos, pues no se condeno a esa multitud por sus opiniones o creencias sino por una rebelión contra un reino establecido cuya soberanía no residía en su población sino en el  Padre.

La guerra de los cielos 2.0

El plan de salvación propuesto por el Padre proveía un salvador pero requería de participación mediante la fe y arrepentimiento. Contemplaba el dolor, la paciencia, las pruebas como parte de ese plan. Es muy fácil propagar un mensaje alternativo como el que leemos en Moisés 4:1 ” …redimiré a todo el género humano, de modo que no se perderá ni una sola alma…”  podemos imaginar en las redes celestiales circular un hashtag como #noseperderaniuno.
Quizás el ejemplo del hashtag  parezca fuera de contexto, pero si se medita sobre el tema, surge la pregunta ¿Cómo pudo Lucifer enviar su plan a miles de millones de millones hasta el punto de ganar para su causa a más de 1/3 de la población? Debió contar con libertad y grandes medios
El miedo es un motor muy potente. El argumentaba desde la garantía y la seguridad, la ausencia de riesgo, un tránsito seguro de vuelta a casa. Estas palabras podrían con toda probabilidad haber figurado en su programa pero son antagónicas con la fe y la esperanza.

La mentira

La desinformación y la mentira ha jugado siempre un papel importante en cualquier contienda. Pero no es hasta la creación de internet y las redes sociales cuando se ha conseguido transmitir ideas a más de 1/3 de la población mundial  de forma inmediata. Por lo tanto las guerras basculan aceleradamente hacia este nuevo espacio.
En 2013 el jefe del Estado Mayor ruso, Valery Gerasimov declaró lo siguiente: “El papel de los medios no militares para lograr objetivos políticos y estratégicos ha crecido y, en muchos casos, han superado el poder de la fuerza de las armas en efectividad”  Sin intención de decantarme ni de extenderme en el asunto, el gobierno ruso emplea en la actualidad ese tipo de guerra en sus objetivos en Europa y USA. Es más barato. Europa tiene dos iniciativas de defensa principales, una radica en Bruselas y otra en Riga (Letonia) su director Janis Berzins declara
la guerra de los cielos
La resilencia

“Incluso sin interferencia rusa, Donald Trump probablemente habría ganado de todos modos, por la insatisfacción y el hartazgo de la gente. Y eso es exactamente lo que Rusia puede explotar…pero la influencia que puede ejercer, el éxito de cualquier operación rusa, está directamente relacionada con nuestra resiliencia. Y nuestra resiliencia es responsabilidad nuestra”

La demagogia de Lucifer

“La resiliencia; en sociología, capacidad que tienen los grupos sociales para sobreponerse a los resultados adversos, reconstruyendo sus vínculos internos…” (wikipedia)

la guerra de los cielos
#noseperderaniuno

Janis Berzins destaca este aspecto que bien podría aplicarse al mundo premortal. Lucifer estaba desposeído de los medios logísticos para conseguir su fin. En el RAE esto se define de la siguiente forma “conjunto de medios y métodos necesarios para llevar a cabo la organización de una empresa, o de un servicio, especialmente de distribución” porque ese poder lo tenía el Padre. Sin embargo el desarrolló una estrategia para la que sí tenia medios suficientes. Esta era la demagogia y la mentira diseminada a la población de aquel mundo. Y muchos de sus habitantes no pudieron sobreponerse a ese relato #noseperderaniuno.
Janis Berzins, haciendo referencia a estos ataques en las redes, dirigido a nuestras mentes, declara “… haciendo todo lo posible para influir en los resultados políticos, las elecciones, la gente… El objetivo final es usar la democracia contra nosotros”
Exactamente lo que hizo Lucifer, aprovechar la libertad de conciencia y opinión que existía en los cielos para, amparado en ello, tejer una red de complicidades que se dio a conocer en el gran concilio, cuyo fin era la destrucción de ese mismo estado que lo propiciaba.

La hora crucial.

“vino ante mí, diciendo: Heme aquí, envíame a mí. Seré tu hijo y redimiré a todo el género humano, de modo que no se perderá ni una sola alma, y de seguro lo haré; dame, pues, tu honra.” (Moisés 4:1)

Una declaración aparentemente correcta. Esta propuesta no es un intento de aportar una nueva solución al problema. Impone al Padre quien será su hijo, rompe el albedrío y pide prestado el poder sin garantía de devolución. Todo iba contra la constitución de ese mundo y el lo sabía. Estaba lanzando un órdago en toda regla. Y podemos preguntarnos: ¿con qué apoyo? Y sin duda podemos responder: con más de la tercera parte de la población y ésta con un alto grado de motivación. Y eso en cualquier lugar sería una crisis sin comparación. Lucifer hablaba con sus espaldas cubiertas de multitudes expectantes.
la guerra de los cielos
La lucha por la libertad
El daba por hecho que esa enorme presión sobre el Padre y las Madres, socavaría el plan inicial y después de todo, el se proponía para solucionarlo. ¿A quien interesa una guerra con una salida tan clara como la propuesta?

El había utilizado bien sus armas, su personal doctrina Gerasimov.
El ministro de defensa ruso en 2015 declara:
“Ha llegado el día en que tenemos que admitir que una palabra, una cámara, una foto, internet y la información en general se han convertido en otro tipo de armamento, en otro componente de las fuerzas armadas”Por primera ve en la historia humana las condiciones de la guerra en los cielos son las mismas que las que encontramos en la tierra. La contienda por el albedrío del hombre ha vuelto a su estrategia y táctica original. Lejos de las ruidosas y primitivas guerras convencionales el enemigo se ha combinado en un elemento en el que es maestro y estratega. Toda la contienda se desarrolla en nuestro interior tal como menciona Chrys Donnelliy, “…una lucha por la confianza, las mentes y la comprensión de la gente”

La guerra invisible

Los santos y en general aquellos que quieran estar apercibidos, debemos entender que el libre albedrío, la libertad traen aparejada cierta incertidumbre, esos campos no pisados por nadie antes, la voz que nos asegure que ni uno se perderá de la pobreza, del desencanto, del sacrificio. Aquellos que acusan día y noche ante nuestros oídos, del mal que trae el albedrío, la libertad o la democracia. De  esos que copan las redes y se mueven con maestría en el arte del menudeo mental. Esos que acusan  a Dios mismo de sus males y siguen culpando al plan de salvación de injusto y defectuoso. Contraponen un plan de redención hechos de retazos, Pretenden cubrirnos con unas hojas de higuera recogidas de aquí y de allí.

Poco a poco un mensaje se extiende en esa guerra invisible cuya dirección no esta en ninguna parte, una marea planetaria lenta y uniforme.

 La guerra interior

Recuerdo cuando tenia 19 años, el examen final de matemáticas. Había recibido el llamamiento misional a la misión de España Madrid. Nunca fue mi fuerte esa asignatura y la aprobaba con grandes esfuerzos. La prueba trataba de integrales y derivadas. El profesor era exigente y sin posibilidad de tratos.

la guerra de los cielos
Una difícil decisión
Me senté en la mesa, mire el examen y empecé a notar un sudor frío y un miedo que empezaba en el estómago. No sabía como empezar ninguno de los ejercicios. Todo lo que había estudiado no me servia, aquello delante de mí era un enigma, una trampa.
Es difícil ser libre, porque eres el artífice de tu destino. Y el mio era volver en Septiembre y retrasar el llamamiento misional. ¿Qué informe daría a todos?
Si alguien se hubiera acercado en ese momento, hubiese tocado mi hombro suavemente y me hubiese pasado las respuestas bajo el epígrafe #noseperderaniuno ¿qué hubiera hecho? mi desesperación era grande y en aumento. Yo solo quería aprobar, no me importaba otra cosa. Me sentía incapaz y perdedor. ¿Hubiera aceptado ese plan de salvación? ¿Cuantos de mi clase lo hubieran hecho, la tercera parte? recordando cómo me sentía, creo que más. Aquel día suspendieron muchos, incluso los mejores.
Ese día me incorporé de mi silla con la intención de entregar el examen en blanco, nadie vino en mi rescate. El mundo era cruel e injusto.
Pero cuando iba a salir al pasillo, me acordé de algo que podría ayudarme, algo que me enseñaron a hacer en momentos de emergencia, #hagasetuvoluntad. Y eso me salvó.
La guerra de los cielos

Be the first to comment

Deja un comentario