La igualdad de genero y los santos

la igualdad de género
la igualdad de género

La igualdad de género es una doctrina que representa un nuevo desafío en estos días, un tsunami que viene a relevar al anterior  del comunismo. En este caso, hasta su retirada paulatina, ha dejado cien millones de muertos e incontables hambrunas. Este clima tormentoso de nuestro mundo, que cíclicamente nos obsequia con nuevas desgracias, nos cubre ahora con un huracán de nombre Igualdad de género. Aunque sea inocente en su apelativo sus efectos son devastadores.

Las características principales son

  • La condición sexual de la persona la inculca la sociedad no la biología. Sin esos condicionantes la persona sería libre y saldría a luz su auténtica naturaleza.
  • El actual estatus de la mujer esta impuesto por el hombre, por lo tanto hay una confrontación entre  hombre y mujer, ésta oprimida por el varón.
  • La consecuencia es que hay que eliminar el diseño del mundo actual que obedece a una voluntad machista de opresión contra la mujer. Hay que cambiar desde la escuela la mentalidad de género basada en la biología por la basada en la igualdad de género.
  • Estas afirmaciones son verdaderas porque sí.
Hay que tener en cuenta que este ideología no busca la equiparación o la igualdad de derechos entre los sexos, sino la supresión de roles que supuestamente han sido impuestos y originados por el predominio del patriarcado desde tiempos inmemoriales.

Género

       Como en toda batalla moderna (La guerra 2.0 en los cielos), el lenguaje es el arma para la victoria y su ausencia apareja la derrota. Veamos una de esas armas, la palabra género.

La palabra género procede del latín genus generis (estirpe, linaje, nacimiento, clase o tipo). Hasta ahora había un género humano y dos sexos el masculino y el femenino, ambos dentro de ese género. Ya que lo humano es una clase o tipo del ser viviente.

la igualdad de género
El género humano

Podemos leer en DyC “…a fin de que el género humano fuese salvo, mediante la expiación de Cristo y la obediencia a los principios del evangelio.” (DyC 138:4)

Vemos esta misma idea en relación a los animales “Y yo, Dios, hice las bestias de la tierra según su género, y el ganado según su género…” (Moisés 2:25)

      Estas escrituras van de acuerdo con el uso de género que se ha empleado  hasta hace un tiempo, el genero es humano, el sexo femenino o masculino.
El primer cambio en el lenguaje (a instancias de este movimiento de igualdad) podemos leerlo en el Diccionario académico (2014) donde se amplia el significado de género de esta forma
“Grupo al que pertenecen los seres humanos de cada sexo, entendido este desde un punto de vista sociocultural en lugar de exclusivamente biológico” 
De forma que de englobar a los dos sexos, género pasa a bifurcarse en dos, masculino y femenino. Sin embargo a pesar de este cambio, el significado ampliado de esta palabra no autoriza a igualar sexo y género, no son sinónimos. Dicho más claramente, el sexo es un hecho constatable y objetivo, el genero pasa a ser el entorno cultural y social donde se desenvuelve la persona sexuada masculina o femenina.
Vemos claramente esta escritura en Mosíah donde ambos sexos están dentro del mismo género “…No te maravilles de que todo el género humano, sí, hombres y mujeres, toda nación, tribu, lengua y pueblo, deban nacer otra vez;” (Mosíah 27:25)

Su manifestación

Esta ideología de género se manifiesta con dedo de escarnio, gestos y en voz alta. En su estrategia relega el cuerpo y su sexo a un papel secundario y eleva el componente cultural como protagonista hasta el punto de ser la decisión personal la creadora de la realidad sexual del individuo.
¿Cuál es el resultado? por citar uno, en la comisión de los derechos humanos de la ciudad de New York ya se reconocen 31 géneros de identidad sexual (ver listado si tiene tiempo) vemos aquí cómo un simple cambio de significado se convierte en un torrente de confusión.  Como curiosidad, ya se ha previsto en esa ciudad la sanción a quién se dirija de forma incorrecta a alguien de uno de esos 31 géneros.

     “De modo que los Dioses descendieron para organizar al hombre a su propia imagen, para formarlo a imagen de los Dioses, para formarlos varón y hembra” (Abraham 4:27) Fue una transferencia directa del genero que hay en los cielos, el humano, incluido dos sexos. Esa forma de comenzar el mundo es la que nos ha traído hasta el presente, deberíamos ser prudentes a la hora de tocar paredes maestras.

Igualdad

la igualdad de género
La igualdad destruye las diferencias

La palabra igualdad en esta ideología es usada como pendón, estandarte  y escudo de armas. No hay matices en ella, no hay trazo fino para describir el delicado interior del alma. Igualdad, emperadora entre todas las palabras, conjuga en cualquier situación, santifica el discurso, despoja a la razón, enaltece el sentimiento, enturbia el pensamiento, doctora al necio, destierra al contrario, se transmite en el vacío. Antorcha en la lengua sin bagaje, inflama al falto de sesera, ensarta razones y argumentos, ciega cualquier ojo y tapona oídos. Y gracias hemos de dar, después de todo.

¿Por qué? Imagino los efectos que pudo tener si Lucifer la hubiese usado en su campaña. Todos sabemos que la suya se basó en esta propuesta:

“Heme aquí, envíame a mí. Seré tu hijo y redimiré a todo el género humano, de modo que no se perderá ni una sola alma, y de seguro lo haré; dame, pues, tu honra.” (Moisés 4:1)
El hashtag extraído de su discurso sería #noseperderaniuno. Si hubiera apelado al “todos somos iguales” puedo ver a 3/4 de la población de los cielos encandiladas, precipitarse en manada al abismo.

       Es un virus letal.
       La igualdad proclamada por el comunismo era social y económica, conseguida por un aplastamiento desde arriba sobre las diferencias de clase. La de esta ideología de género, es una exaltación de la diferencia, una igualdad basada en desalojarnos de nuestro cuerpo, en ignorar su lectura, en desenfocar sus formas, una sedición contra su anatomía. Considera la igualdad de género al ser humano, como un haz de partículas desligadas.
En su poderoso acelerador,  nos dispone circulando bajo sus potentes imanes,  a aislar el cuerpo de la mente, nos presenta al deseo como el nuevo bosón de Higgs, que dará masa a una aspiración impracticable fuera de ese anillo engañoso.
En cambio la igualdad en Dios es desde nuestra naturaleza y en campo libre “y a nadie de los que a él vienen desecha, sean negros o blancos, esclavos o libres, varones o mujeres; y se acuerda de los paganos; y todos son iguales ante Dios, tanto los judíos como los gentiles.” (2 Nefi 26:33)

La impostura

la igualdad de género
Una gran impostura

La impostura, (fingimiento o engaño con apariencia de verdad, RAE) es general en esta filosofía. No hay nada que la apoye, solo esa corriente de porte campanudo, hinchado y narcisista. Se puede observar en sus discursos el argumentario precocinado del sentimiento. Niños que se sienten niñas, que se les potencia y anima en seguir una senda desvariada. Una extrema sensibilidad hacia la diferencia o la tendencia, obsesionados, por compensar su irrealidad con un cincelado en las leyes.

El sentimiento es entronizado como soberano de la conducta y hay  una atroz destrucción de lo que tantos siglos ha costado conseguir, que es dar el imperio de nuestro comportamiento a la razón y al humanismo como rectores de la sociedad.
Sí, estimado lector, aceptar esa ideología es un caballo de Troya que nos dispone a claudicar ante una forma distorsionada de razonar y entender el mundo.
No es objeto de este post enumerar los argumentos que rebaten esta ideología, pero a modo de ejemplo presento algunos.
  • El colegio  americano de pediatras, publica un demoledor informe de los efectos de esta ideología de genero en los niños, puede leer este informe en ingles
  • Paul R. McHugh, psiquiatra en jefe del Hospital Johns Hopkins, publica conclusiones que han cambiado la política de un centro avanzado y líder en cirugía de cambio de sexo, puede leer sus declaraciones “Surgical sex” (cirugía en el cambio de sexo)en ingles, en este enlace en español, aquí un resumen de sus conclusiones . El hospital dejo de practicar esta especialidad como terapia.
  • El foro español de la familia, en su iniciativa “La sexualidad importa” es una muestra de la sociedad civil y su reacción ante esta imposición.
  • El premiado documental noruego “Hjernevask” (Lavado de cerebro) muestra la paradoja Noruega. La sociedad mas igualitaria, la que mejor ha aplicado la ideología de genero con un presupuesto anual de 56 millones de euros, llega a la conclusión que no puede cambiar…la realidad. El programa gubernamental se suspendió en el 2011 por falta de resultados

Me recuerda esta situación de forzar la realidad hacia lo absurdo a ese poder primero que se le dio a Adán. “… y lo que Adán llamara a toda cosa viviente, tal sería su nombre.” (Abraham 5:20) ahora esta enseñanza se ha cambiado y podríamos leer “…y a lo que Adán llamara, tal cosa sería viviente” está es la gran impostura, no podemos inventar la realidad, ni siquiera por compasión.

Ese invento de la realidad, esa impostura, nos hace como sociedad llegar a la usurpación. Al punto de ofrecer géneros falsos a niños pequeños. Adjudicándonos un poder impostado, el de la creación. Preguntar a niños de cuatro años que escojan su género, creando en sus mentes en formación la divergencia interna.

Saríah y Lehi

       No conozco un relato donde se muestre mejor la naturaleza del género humano y sus características que en el sueño de Lehi. No voy a describirlo al completo, porque sería muy largo de hacer. Solo voy a comentar algunos aspectos. Este sueño se encuentra en El Libro de Mormón en 1Nefi 1:8.
En la visión Lehi camina por un desierto oscuro y lúgubre. Ya sin esperanza, ora a Dios para alcanzar misericordia. Entonces ve un árbol con un fruto blanco y apetecible para ser  feliz. Leemos en el versículo 13 lo siguiente.
“Y al dirigir la mirada en derredor, por si acaso descubría a mi familia también, vi un río de agua; y corría cerca del árbol de cuyo fruto yo estaba comiendo.”
Lehi recobra su condición de padre de familia, cuando prueba el fruto. Saríah, su mujer, está en la fuente y no abandona la suya de madre en ningún momento. Mientras busca a su familia, Lehi ve el río cerca del árbol “cuyo fruto [él] estaba comiendo” (ver.13) pero no reconoce el peligro de ese manantial. Eso le es ajeno.
“…y en su manantial vi a vuestra madre, Saríah, y a Sam y a Nefi; y estaban allí como si no supieran a dónde ir.” (ver.14)

la igualdad de género
La labor de Saríah

Lehi no profundiza en la actitud de Saríah, solo describe lo que ve.  La actitud de Saríah es quieta, estática, no va de aquí para allá como Lehi. Sin embargo podemos notar, que aunque Saríah no sabía dónde ir, si tenía claro a dónde no ir. Recoge a sus hijos a su alrededor, no están en el río ni en caminos extraños. Ni aún los rebeldes Laman y Lemuel están lejos de ella.

La labor de Saríah

Ella mantiene sus hijos separados de las aguas sucias, que son la situación corrupta de Jerusalén, ciudad de donde Jehová dice:
“Los hijos recogen la leña, y los padres encienden el fuego, y las mujeres amasan la masa para hacer tortas a la reina del cielo y para derramar libaciones a dioses ajenos, para provocarme a ira” (Jeremías 7:18)
Al hacer esto, Saríah mantiene a su familia recogida a su  alrededor. Sin ella Lehi no podría ejercer su sacerdocio para invitar a venir a Cristo. Porque no habría a quien llamar.

Mientras ella hace esto, Lehi “va por su camino” (1 Nefi 1:5), atraviesa un desierto oscuro, ve un campo espacioso, un árbol, lo prueba, explora su entorno. El no mantiene, ni recoge. Más bien busca,  viaja y observa. El es lineal, su atención esta punto a punto en el horizonte, analiza solo lo que ve, sus movimientos van del Sur al Norte. Su atención es angular y estrecha.
Él es el hombre que viaja y vuelve a ser padre al probar el fruto.

Saríah es quieta , mantiene su alrededor estable, no viaja pero analiza su entorno con acierto, Ella es circular, su atención es dirigida desde su naturaleza femenina,  abarca todo lo inmediato a sus hijos y su mirada es la del horizonte familiar. Su atención es circular y amplia.

Al contrario que Lehi, ella si conoce de cerca la amenaza del río y los senderos extraños. Porque todo lo escudriña primero a través de la palabra madre y mucho después la de mujer. Por eso sabe que no debe ir ni ella ni sus hijos en el torrente que inunda Jerusalén.

la igualdad de género
Estaban a su alrededor

La amplitud que le falta a  Lehi la compensa Saríah. Y Saríah recibe la dirección lineal de Lehi quien anda por desiertos oscuros.
Si hubiese igualdad, Saríah estaría en otro campo oscuro. Su atención estaría dispersa en el paisaje y ocasionalmente en su familia. Si hubiese probado el fruto del árbol, buscaría a sus hijos para compartirlo. Pero sus hijos no estarían a su vista. Estarían dispersos, y nadie con ellos.

Saríah es el centro de gravedad familiar, que órbita en la dirección del árbol que Lehi, el explorador,  encuentra.
La igualdad de género en este relato haría de la escena algo incomprensible y absurdo. Esa visión contrastada de la vida hacen e ellos el auténtico género que es el ser humano.

Aceptar lo real

la igualdad de género
Hay que aceptar lo que es real

Mi mujer me dice a veces: “Hay que aceptar la realidad”
Hace muchos años, como presidente de rama en Almería recibí la visita de un joven de la iglesai. Venia a despedirse de mí y de todos nosotros.  Abandonaba la iglesia y a sus miembros. Sutilmente me explicó que el era diferente. Me habló de un amigo especial de su cumpleaños. Antes de irse me regaló un disco de Kraftwerk.
Pero yo estaba abotargado, demasiado espeso, mi mente estaba hecha de aristas y ángulos donde no podría anidar ave alguna. Años después entendí y comprendí lo que vino a decirme.
Yo era rígido, tenia mi propia ideología de género tan abrasiva como la que nos amenaza ahora. Yo fui igual, uno más en otra forma. Pero el tiempo erosiona todo filo por agudo que sea.

“Sí, en verdad os digo que si venís a mí, tendréis vida eterna. He aquí, mi brazo de misericordia se extiende hacia vosotros; y a cualquiera que venga, yo lo recibiré; y benditos son los que vienen a mí.” (3 Nefi 9:14)Si el viniese a casa ahora, entendería, comprendería. Le diría: no te vayas, por favor amigo mio.

Este post lo dedico a mis hermanos y hermanas homosexuales de la Iglesia.
Con todo mi amor y respeto.

Be the first to comment

Deja un comentario