martes, octubre 19, 2021
InicioExpiaciónMadera, hisopo y escarlata

Madera, hisopo y escarlata

La vaca roja

El sacrificio de la vaca roja es dado a Israel «para el agua de la purificación; es para limpiar el pecado.» Números 19:9, de todo aquel que toque una persona muerta.El tocar un cadáver simboliza la corrupción y el pecado. La vaca era sacrificada fuera del campamento, Después se hacia quemar «su cuero, su carne y su sangre, con su estiércol» es decir su totalidad hasta convertirla en cenizas.

         Hay un momento especial, cuando el sacerdote echa en el fuego tres cosas «Luego tomará el sacerdote madera de cedro, e hisopo y escarlata, y los echará en medio del fuego en que arde la vaca.» (ver.6) Esas cenizas mezcladas con agua, componían el agua de la purificación.

Para purificar a alguien o un lugar…«…un hombre limpio tomará hisopo y lo mojará en el agua, y rociará sobre la tienda, y sobre todos los muebles, y sobre las personas que allí estén» (Ver.18)
Estos tres elementos que se echan al fuego junto  a la vaca, son entendidos más adelante, en el ministerio de Cristo, o más bien en su sacrificio.

Madera, hisopo y escarlata
El cordero de Dios

Madera, hisopo y escarlata escarlata

Primero esta la pureza de la vaca. Debía ser perfecta y completamente roja, sin defecto. En Hebreos refiriéndose a Cristo » el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho por manos, a saber, no de esta creación,» Hebreos 9:11. En tercer Nefi leemos » Por tanto, quisiera que fueseis perfectos así como yo, o como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.» (3 Nefi 12:48)

Tenemos la escarlata que se echa al fuego. Esta la encontramos en Juan 19:1-2 «Así que, entonces tomó Pilato a Jesús y le azotó. Y los soldados entretejieron una corona de espinas y la pusieron sobre su cabeza, y le vistieron con un manto de púrpura» en Mateo 27:28 usa escarlata «y desnudándole, le echaron encima un manto de escarlata;» tanto purpura como escarlata se usan indistintamente para designar un rojo intenso con un tono morado. Este manto echado sobre sus hombros es como la escarlata que el sacerdote echaba al fuego donde ardía la vaca.

El hisopo

Madera, hisopo y escarlata
Planta de hisopo

El hisopo se usaba en la purificación, David nos dice «Purifícame con hisopo, y seré limpio; lávame, y seré más blanco que la nieve.» Salmos 51:7. En la crucificcion de Cristo encontramos este elemento del sacrifico de la vaca roja. «Y había allí una vasija llena de vinagre; entonces ellos empaparon una esponja en el vinagre, y poniéndola en un hisopo, se la acercaron a la boca.» Juan 19:29.

El hisopo es una planta pequeña, es posible que la ataran a una caña y entre sus ramas la esponja con vinagre. la tradición dice que el hisopo y el vinagre renovaban las fuerzas. Y esa tradición nos dice que le dieron a beber esto como burla, para ver si venía Elías a rescatarlo. No sabemos exactamente, Lo cierto es que lo que le ofrecieron fue para escarnio y no para alivio. Tanto la escarlata como el hisopo coinciden en la escena de su sacrificio. Digamos que son echadas a la vez en el mismo fuego que arde.

Madera, hisopo y escarlata
Madera del holocausto

El cedro

La madera de cedro, de la que habla Jehová en esta ordenanza, es la madera donde seria clavado el mismo en la tierra, en el Gólgota, cerca de Moriah. No sabemos de qué clase de madera era la cruz. No hay registros fiables, pero es fácil pensar ante estas coincidencias que fuera de cedro. También puedo imaginar que Jesús conocía esta madera desde su infancia, ya que era el hijo del carpintero.

Cuando nos bautizamos e invocamos su nombre en esa ordenanza, estamos usando las aguas de purificación. Las que resultan de su sacrificio en el altar de la cruz, con madera, escarlata e hisopo. Estros tres elementos señalan al que está en la cruz, consumiéndose totalmente, tanto en su carne y su sangre, sin alivio alguno de los dolores en el altar, como digo lo señalan como a la vaca roja, sin defecto. En el agua de la purificación que resulta de su sacrificio, podemos ser limpios de pecado.
Leemos en Hebreos 9:19 » Porque habiendo leído Moisés todos los mandamientos de la ley a todo el pueblo, tomó la sangre de los becerros y de los machos cabríos, con agua, y lana de grana e hisopo, y roció el libro mismo y también a todo el pueblo,»

Lo fractal en las escrituras

        Nuevamente vemos en este ejemplo la naturaleza fractal del evangelio. A cualquier escala que lo observemos presenta una forma idéntica. Madera, hisopo y escarlataEl aparente caos que observamos en la lectura de las complicadas leyes y ritos, y que nos disuaden de buscar en esas aguas. Ese caos aparente presenta un orden que se repite en cada escala de tiempo.

Por eso el evangelio requiere una relación amable y ecológica de nuestra parte. La que nos invita a observar y meditar. Y no observar y polemizar. La lectura de las escrituras transcurre como las nubes, nunca las veremos igual, porque nunca somos los mismos. Nos movemos con ellas.

Este rizado en la corriente del río en Números 19, se repite en cada recodo del antiguo testamento. y conociendo los movimientos de las palabras en la superficie, podremos imaginar cómo es el lecho del río. De la misma forma que viendo las formas de las nubes podemos intuir el movimiento del aire a esas alturas.


 

Artículo anteriorLas aguas de Meriba
Artículo siguienteLa investidura del templo
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Most Popular

Recent Comments

Oscar Lino Sepulveda Flores on El hombre estaba en el principio con Dios, DyC 93
Antonio on Los toros de Basán
Diego Pilatuña on El día que partimos de Kólob
Diego Pilatuña on El día que partimos de Kólob
manuel marquez on El día que partimos de Kólob
David Moraza on La iglesia circunscrita
Leopoldo Betancourt on La iglesia circunscrita
Dayana motta on Antes de que tú nacieras
CARLOS VILLALBA on El peso del corazón
Yony Almanza Alarcon on El peso del corazón
yony Almanza Alarcon on La investidura del templo
Italo Bejsrano on Antes de que tú nacieras
Edwin Marroquin on La gloria de los lirios
yony Almanza Alarcon on Ucronía para el Libro de Mormón
gerardo martinez vargas on La túnica de pieles
yony Almanza Alarcon on Caronte y la luz de Cristo
Jaime Cabezas on La túnica de pieles
Jaime Cabezas on La túnica de pieles
Yolanda del Rayo Gonzalez Trejo on La túnica de pieles
Gabriel Jesús Reina on El templo, embajada de los cielos
Kevin Hemsley on un-muchacho
Brenda Ruiz on El milagro de Capernaum
William on Lehi_3
Martha Gutiérrez on El día que partimos de Kólob
Martha Gutiérrez on La guerra 2.0 en los cielos
FranciscoValenzuela on El milagro de Capernaum
Carlos Iván Hernández Diaz. on Teancum, una nueva etapa
Jose Miguel on Teancum, una nueva etapa
Jesus Castaño on Teancum, una nueva etapa
Jesús Martínez Garrido on La rugosidad en el plan de salvación
Jesús Martínez Garrido on La visita de Moroni y el nombre de la Iglesia
julio osbaldo de jesus morales monzon on El concilio de los cielos, propuesta de Aribel
irma leticia cerda gonzalez on Los cuerpos glorificados y su hardware
José Manuel López Sánchez on Las escrituras y Nefi, un modelo de progreso
irma leticia cerda gonzalez on El emprendedor de fe y el subsidiado
Morenita linda on Mi madre Jana
Rosa Tabilo Aguilar on Mi madre Jana
José Rodriguez on La prueba de fe en los mormones
Johnd369 on guerra
Smithd501 on guerra
Johna585 on guerra